Análisis cromático de Red Desert

El film “Desierto Rojo” (Michelangelo Antonioni, 1964) no sólo habla de sentimientos, va más allá. La deshumanización y el existencialismo, leitmotiv de la obra, muestra la crisis del personaje en un entorno hostil a lo largo de la película.

Para representar todo ello, los colores juegan un papel fundamental, siendo ésta, la primera película rodada en formato tecnicolor de Antonioni. El director no sólo muestra las emociones y los sentimiento de Giuliana, interpretada por Mónica Viti, sino también el color, utilizado de manera precisa y contundente. La paleta elegida en los objetos, paredes y demás escenarios del film, se transforma según los estados anímicos de la protagonista. El color predominante es el gris. Todo es gris, incluso en la escena en la que Giuliana se sienta junto a un vendedor, todo lo que dispensa es gris.

La lentitud de la película, más que justificable ya que a través de ésta se expresa el mundo interior de Giuliana, va mostrando gradualmente el cambio cromático de cada escena.

El paisaje natural que Antonioni representa no es otro que el de la contaminación y la realidad industrial. Junto a ello, gente contaminada y fusionada con este ambiente. Esto es lo que la protagonista odia y cuando se da cuenta de este mundo todo se torna gris.

El color natural se utiliza en las escenas en las que ella ve el mundo en el cual quiere vivir y manifiesta deseo de huída y evasión, como es el caso en el cual habla de la playa cuando el agua deja de ser gris convirtiéndose en azul.

Las escenas en las que se aprecia una tonalidad verde y colores más cálidos, significa que ella se ve más tranquila e ilusionada. Estos tonos suelen darse en las escenas que comparte con Corrado Zeller (Richard Harris) a quien ve como una vía de escape.

El color rojo, colocado de manera clara e intencionada en pequeños puntos, muestra la inestabilidad y desquiciamiento que presenta Giuliana. Este color color se reprenda de manera vibrante, saturado y alterado, que aparece siempre colocado delante o detrás de las persona, siendo molesto para el espectador y potenciando la inestabilidad de la protagonista.

Los colores, claramente saturados como el rojo o amarillo (humo tóxico que sale de las fábricas), son fruto nuevamente de la mente de la protagonista, por lo que pertenece al plano personal, distorsionando la percepción real del cromatismo.

Todos estos colores saturados, que aparecen de manera artificial molestando tanto a la protagonista como al espectador.

“Ayúdame…¡ayúdame por favor! Tengo miedo de no conseguirlo…tengo miedo”.
“No te pongas así, cálmate. ¿De qué tienes miedo?”
“De las calles, de las fábricas, de los colores, de la gente…¡de todo”.

Por último hacer referencia al abrigo verde que presenta tanto al comienzo como al final de la película (final exactamente igual al inicio de la película, ya que nada ha cambiado y tiene que resignarse y aceptar su vida, pese a todo lo sucedido). En estas escena todo el paisaje es gris y la única nota de color la pone ella con su abrigo verde, representando la esperanza y serenidad.

Como opinión personal vamos a expresar, sin tener en cuenta todos los datos técnicos expuestos anteriormente, lo que esta película nos ha aportado cromáticamente para la colección que presentamos este próximo martes.

Es una obra dura, pero a su vez agradable por la belleza estética con la que se ha realizado. Ella es dulce, pero su situación es dura y triste. El color rojo es importante para expresar la inestabilidad y el verde para la esperanza, por lo que el verde va a formar parte de nuestra colección y el rojo con un pequeño pero potente detalle para expresar la locura y el vaivén sentimental. Para plasmar esa dualidad entre dureza y delicadeza, la dureza podría solventarse con el negro y la delicadeza con tonos más pasteles, pero no solucionaría lo que al menos para nosotros es la esencia de la película, por lo que hemos escogido el azul marino como color base para esta colección; sobrio y firme pero a su vez dulce y más amable que el negro.

Links

The Guardian

New York Times

0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close Cart